Liturgia y espacio urbano en Barcelona

  • Alba Arboix-Alió Universitat Politècnica de Catalunya
  • Magda Mària i Serrano Universitat Politècnica de Catalunya
Palabras clave: Espacio urbano, efemérides, reutilizar, Barcelona, liturgia urbana

Resumen

El edificio sacro tiene un área de influencia que va más allá de la parcela que ocupa. Esta comunicación reflexiona sobre la capacidad de los espacios urbanos —especialmente los contiguos a los templos— de cambiar sus atribuciones de paso y convertirse, con pocos medios, en plataformas de socialización o en una extensión de las funciones litúrgicas.
Ejemplos de calles y plazas utilizadas como habitaciones comunitarias se enlazan con episodios pasados y presentes de la historia religiosa de Barcelona, ilustrando cómo soluciones imaginativas, unidas a una buena gestión, pueden llegar a transformar las vías públicas en espacios sociales entre los edificios para acoger ceremonias multitudinarias, sin necesidad de construir costosas infraestructuras. Una manera de operar más acorde con la austeridad presente en los evangelios.

 

Biografías de los autores/as

Alba Arboix-Alió, Universitat Politècnica de Catalunya

Alba Arboix-Alió. Arquitecta (2011) y Máster en arquitectura (2012) por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) con una tesina titulada «Esglesia i espai urbà. Una col·lecció en clau urbanística de les esglésies de Barcelona» (http://hdl.handle.net/2099.1/15998). Profesora Ayudante del Departamento de Proyectos Arquitectónicos, UPC. Miembro colaborador del Grupo de Investigación e-PAB y del Grupo de Investigación HABITAR (www.habitar.upc.edu). Beca de investigación para la formación de personal investigador (FPI-UPC, 2011/15). Desde 2012 se encuentra realizando su tesis doctoral sobre la arquitectura religiosa en Barcelona.

Magda Mària i Serrano, Universitat Politècnica de Catalunya

Magda Mària i Serrano. Arquitecta (1987) y doctora arquitecta (1995) por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Profesora Agregada del Departamento de Proyectos Arquitectónicos, UPC. Profesora del Máster de Teoría y Práctica del Proyecto de Arquitectura, UPC. Profesora de Máster de Rexeneración Urbana, Universidad de Santiago de Compostela. Co-responsable del Grupo de Investigación HABITAR (www.habitar.upc.edu). Comisaria y diseñadora del ciclo de exposiciones Rehabitar (Arquerías de Nuevos Ministerios, Madrid, 2010/12). Ha publicado varios libros y artículos sobre arquitectura religiosa. Como fundadora y socia de metamorfosi arquitectes s.l.p., ha realizado el plan estratégico y la reforma del Palacio Episcopal de Barcelona (2008/13).

Referencias

(1) Sant Miquel del Port (Barceloneta), Sant Joan de Gràcia (Gràcia), Crist Rei (La Sagrera), Santa Maria del Remei (Les Corts), Sant Jeroni (Montbau), Sant Francesc Xavier (Can Peguera), Sant Mateu (La Guineueta), Sant Pius X (El Congrés) y Sant Ambrós (La Verneda) son nueve iglesias parroquiales de la ciudad de Barcelona que incluyen —desde el momento inicial de su proyecto— una gran plaza que las acompaña.

(2) De las 132 iglesias parroquiales que hay dentro de los límites municipales de Barcelona, 44 prestan su nombre —o el de su sacerdote fundador— al nomenclátor de la ciudad, bautizando plazas, calles, avenidas, ramblas e ¡incluso carreteras, barrios y montañas! Como ejemplos relevantes estarían: plaza de la Sagrada Família, carrer Sant Antoni Maria Claret, rambla de Santa Mònica, turó de La Trinitat y montaña del Tibidabo.

(3) Christopher Alexander afirma que estos espacios urbanos de paso y circulación —en oposición a los espacios urbanos para la permanencia— son centrífugos y no centrípetos. También Jan Gehl se refiere al espacio urbano como espacio social entre los edificios, subrayando esta capacidad de la calle de realizar funciones parecidas a las que se llevan a cabo en los interiores de las viviendas o edificios públicos. Cf. Christopher Alexander, et al., A Pattern Language - Un lenguaje de patrones: ciudades, edificios, construcciones (Barcelona: Gustavo Gili, 1980), 525-237. Jan Gehl, Life Between Buildings: Using Public Space (Copenhagen: The Danish Architectural Press, 2004 [1971]).

(4) Cf. Cerdà: las cinco bases de la teoría general de la urbanización (Madrid: Electa, 1996).

(5) «La calle es una estancia que expresa un pacto. En las ciudades actuales, las calles sin salida conservan aún su carácter de estancia. Las calles de cruce, después de la llegada del automóvil, han perdido por completo su calidad de estancia. Creo que el urbanismo puede empezar tomando conciencia de esta pérdida tratando de reintegrar la calle, donde la gente vive, aprende, compra y trabaja, a su papel de estancia comunitaria. La calle es una estancia comunitaria» (Christian Norberg-Schulz y Jan Georg Digerud, Louis I. Kahn, idea e imagen. Madrid: Xarait, 1981; 108-112).

(6) Alexander, A Pattern Language, patrón 106.

(7) Cf. George R. Collins, Christiane Crasemann Collins y Camillo Sitte, Camillo Sitte y el nacimiento del urbanismo moderno (Barcelona: Gustavo Gili, 1980). Aldo van Eyck, The child, the city and the artist (Amsterdam: Sun, 2008).

(8) Otro ejemplo lo tenemos en la transformación, también en color azul, de la calzada de la Gran Vía de Madrid, en mayo de 2010, que invitó a los ciudadanos a utilizarla como el césped de un parque.

(9) Afinales de 1960, Rudofsky realiza un viaje por Europa para estudiar el espacio público en los países mediterráneos. Araíz de este viaje publica el libro Streets for People: A Primer for Americans (Garden City NY: Anchor Books, 1969). Véase pág. 15-21.

(10) La identificación de la calle con el teatro y viceversa, se corresponde con la idea italiana de que la calle es el supremo escenario. Sólo hace falta observar, entre otras, las perspectivas centrales de las ciudades ideales del Renacimiento, o los ejemplos del Teatro Olímpico de Vicenza, de Andrea Palladio, o del teatro de Sabbioneta, de Vincenzo Scamozzi.

(11) La utilización de calles y plazas para todo tipo de actos públicos es un rasgo que caracteriza las ciudades mediterráneas desde épocas helénicas. Pero en especial durante el Barroco, calles y plazas adquieren un gran interés para montajes efímeros costosos y de gran efectismo, con la intención de demostrar el poder de aquellos que los hacen posibles. Las celebraciones religiosas se contaminan de esta espectacularidad que utiliza la ciudad como teatro para su particular representación de poder: festividades como San Juan, el Corpus Christi o la Semana Santa se revisten de pompa y ornamento, acentuando el espectáculo pero, a la vez, olvidando el aspecto más intrínsecamente religioso del ceremonial. Los cronistas de la época describen el levantamiento de costosos altares callejeros para asombrar a las gentes: hasta catorce altares ricos y profusamente adornados describe León Pinelo en sus Anales de Madrid, sin nombrar en ningún momento la vertiente espiritual del evento (cf. José Antonio Maravall Casesnoves, La cultura del Barroco. Barcelona: Seix y Barral, 1975; 453-498).

(12) El puente de unión entre las dos torres romanas de la puerta decumana, junto a la catedral, por ejemplo, se convierte en más de una ocasión en un altar al aire libre para la celebración de misas populares (cf. Josep Maria Garrut i Romà, 600 anys de plaça Nova. Barcelona: Selecta, 1955; 37-39).

(13) Rudofsky, Streets for People, 15-21.

(14) Cf. Tom Avermaete y Joan Ockman, Another Modern: The Post-War Architecture and Urbanism of Candilis-Josic-Woods (Rotterdam: NAi, 2005), 94.

(15) El Congreso Diocesano de Acción Católica (1949), la Semana Sacerdotal (1950), la Santa Misión (1951) y, el más importante, el XXXV Congreso Eucarístico Internacional (1952) (cf. Francesc Muñoz Alarcón et al., Gregorio Modrego Casaus. Obispo del XXXV Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona. Barcelona: Arzobispado de Barcelona, 2002).

(16) La ceremonia más importante del encuentro católico tiene lugar en la avenida Diagonal y congrega a más de doscientos cincuenta obispos de todo el mundo, quince mil sacerdotes y dos millones de fieles (cf. Muñoz, Gregorio Modrego).

(17) Entre otros ejemplos, grandes sectores de la Ciudad Condal se urbanizan durante las exposiciones universales de 1888 y 1929.

(18) Además del campeonato de vóley disputado en la explanada del cambio de guardia de la caballería del Downing Street, el lago Serpentine del Hyde Park acogió las pruebas de natación de larga distancia y las calles del centro actuaron como pistas para las carreras de ciclismo a contrarreloj y para la maratón.

(19) Cf. Richard Sennett y Marco Aurelio Galmarini, El Artesano (Barcelona: Anagrama, 2009), 245-252.

(20) Uno de los ejemplos lo encontramos en el distrito de Cutupú, en el municipio de La Vega, Rep. Dominicana (2012).

(21) El festival Grec (la suma de espectáculos veraniegos que organiza el Ayuntamiento de Barcelona) ya hace uso de algunos espacios públicos al aire libre, muy significativos para la ciudad.

(22) Norberg-Schulz, Louis I. Kahn, 110.

Publicados
2013-12-01
Cómo citar
Arboix-Alió, Alba, y Magda Mària i Serrano. 2013. «Liturgia Y Espacio Urbano En Barcelona». Actas De Arquitectura Religiosa Contemporánea 3 (diciembre):132-41. https://doi.org/10.17979/aarc.2013.3.0.5095.