Contenido principal del artículo

Esteban Fernández-Cobián
Universidade da Coruña
España
Biografía
Vol. 1 (2011), Entrevistas, Páginas 63-72
DOI: https://doi.org/10.17979/bac.2011.1.0.964
Recibido: jul 8, 2015 Publicado: feb 23, 2011
Derechos de autoría Cómo citar

Resumen

El nombramiento de Giacomo Lercaro como arzobispo de Bolonia en 1952 provocó una revolución en el ámbito de la arquitectura sacra. Congresos, exposiciones, la edición de una importante revista, más de medio centenar de iglesias construidas en los suburbios, y sobre todo, la invitación a que Alvar Aalto, Le Corbusier y Kenzo Tange proyectaran iglesias para la ciudad, permitió que una década más tarde la experiencia boloñesa alcanzara resonancia mundial. Un pequeño equipo de arquitectos muy jóvenes, entre los que se encontraban los hermanos Giuliano y Glauco Gresleri, consiguió que Bolonia se convirtiera en un laboratorio de la nueva arquitectura católica del siglo XX.

Descargas

Los datos de descarga no están aún disponibles.

Detalles del artículo